¿Te imaginas recorrer Europa en furgoneta con tu silla de ruedas? Albert Cogul, barcelonés de 54 años y lesionado medular, lo ha hecho. Ha recorrido 33 países en tres meses en solitario, un viaje que le ha aportado riqueza personal, confianza y seguridad en sus capacidades como usuario en silla de ruedas.

4 fotos de Albert en diferentes ciudades europeas

 

Aunque la profesión de Albert es cocinero, su auténtica pasión son los deportes vinculados a la naturaleza. Antes de la lesión llegó a escalar por medio mundo, con retos como el Mont Blanc o Cervino en los Alpes o el Gran Capitán en Yosemite, California. A parte de la escalada, era un esquiador experimentado y disfrutaba de actividades como la espeleología, descenso de barrancos, submarinismo o vuelo con parapente.

Practicando este último deporte, en 2016 se lesionó la médula a nivel L-2 y sacro, causándole una paraplejia y el uso de silla de ruedas.

Para alguien tan activo como Albert, su nueva situación no le ha impedido retomar sus hobbies, y en los últimos años, una vez acabada su rehabilitación, retomó su afición por esquiar y por viajar… ¡y de qué manera!

Albert en

 

“Antes de la lesión ya había estado en cuatro continentes, así que una vez estabilizado de mi lesión decidí retomar mi faceta de trotamundos y me planteé el reto de recorrer Europa con mi furgoneta Volkswagen Camper. No solo como aventura sino como reto personal para demostrarme que podía hacerlo solo”

Con esta idea en la cabeza, lo único que programó antes de salir a la carretera fue el orden por el que iría pasando por cada uno de los 33 países que visitaría durante tres meses. El resto de las decisiones dejó que fluyesen a medida que viajaba. A estas alturas te estarás preguntando: Pero… ¿y dónde dormía? ¿y el aseo? Albert nos aclara que “viajar solo en silla de ruedas, en tu propia furgoneta y durmiendo en ella no es sencillo, pero una vez le coges la práctica te das cuenta de que, que siempre eres capaz de salir de cualquier situación en la que te encuentres. Comía siempre en hostelería y usaba los baños de centros comerciales para mi aseo personal o, en su defecto, la furgoneta siempre me procuraba la privacidad necesaria para cualquier situación”.

Albert en

 

Para su hazaña personal ha contado con la ayuda de su Batec Eléctrico (una herramienta de movilidad ideal para personas con movilidad reducida, ya que les permite ser independientes en todo momento.

 “Ha sido clave en todo momento. Impensable hacer este viaje sin él, hubiera sido muchísimo más complejo y no hubiera podido visitar todas las ciudades y lugares en los que he estado”

Si bien todo suena de ensueño hasta el momento, Albert reconoce que viajar solo en silla de ruedas no es fácil. Las dificultades que te encuentras por el camino son todas las que te puedes imaginar: desde no poner entrar a restaurantes, calles y espacios naturales con accesibilidad nula, e incluso museos sin adaptar. «Pero con tesón y la ayuda de mi Batec siempre encontraba la manera de salir adelante». Durante su viaje, Albert ha podido observar la diferencia entre la accesibilidad de las ciudades y países, destacando Barcelona, Viena, Rotterdam, Copenhague y Estocolmo como las adaptadas. En el polo opuesto, le ha costado decidirse, pero cree que países como San Petersburgo, Rumanía Moldavia, Estambul, Macedonia, Kosovo o Montenegro, son de los más difíciles en recorrer durante su aventura.

Durante este año Albert tenía muchos viajes y experiencias en mente… El Camino de Santiago,  un viaje al medio Oriente, recorriendo Jordania e Israel; cruzar Estados Unidos de este a oeste en tres meses…   

Albert ¡te seguiremos la pista! Estamos seguras que pronto te encontremos disfrutando de éstos y otros lugares.

Conoce más en:


Albert Lleida 


albertlleida2016

Redimensionar imagen
Contraste